Bálsamo de limón

Puedes eliminar los anuncios si te suscribes a alguna de nuestras Membresías

Filtro de posts

Melisa officinalis

También conocida como Melisa o Toronjil

 

Historia

Meliss en latín es la abreviación de su nombre original griego melissophyllo que significa mélitta “abeja” y meli “miel”, en referencia a que dichos insectos se sienten atraídos por el abundante néctar de sus flores. Officinalis, significa en latino moderno “utilizado en farmacia”. En la antigüedad, se cultivaba la melisa para alimentar a las abejas. Virgilio y Plinio escribían que la empleaban para los enjambres de abejas por su intenso perfume. El uso medicinal de la melisa remonta a más de 2000 años. Ya en el siglo X los médicos árabes la utilizaban para fortalecer el corazón y combatir la melancolía. Carlomagno obligaba plantar melisa en todos los jardines de los conventos.

Tipos

Melisa officinalis

Melisa folium

Descripción

La melisa es una planta vivaz, nativa del sur de Europa, de 50 a 80 cm de altura; su tallo erguido está más o menos ramificado. De hojas opuestas con el pecíolo largo, ovadas, onduladas en forma de corazón, con bordes irregulares y dentadas, lustrosas, de un hermoso verde en el haz y más pálidas por debajo, aterciopeladas. Las flores son blancas o rosa pálido, de 1 cm, y se reagrupan en vertical a la base de las hojas. Las flores y las hojas estrujadas, especiadas y aromáticas, desprenden un fuerte olor a limón.

Cuidados

¿Cómo cuidar la melisa?

Toma nota de los cuidados de la melisa para que puedas tenerla siempre en perfectas condiciones:

· Riego: Tiene que ser escaso y durante los meses de más calor del año será suficiente con regarla una vez a la semana. En los meses de invierno puedes incluso no regarla si suele llover en donde vives, aunque procura que no se encharque demasiado pero sí que esté un poquito húmeda. Si la cultivas en maceta sí es bueno que la riegues un poquito más durante el invierno o que la saques al exterior cuando llueva.

· Luz: La melisa se adapta a casi cualquier condición de iluminación, aunque sí es recomendable que las hojas estén en una zona de semi-sombra ya que así se desarrollarán mejor y tendrán mucha más calidad.

· Suelo: Elige uno que tenga un buen drenaje y que sea rico en materia orgánica, aunque si no fuera posible no te preocupes ya que esta planta se adapta también a zonas muy arenosas y pobres, como suelen ser los bordes de los caminos que tengas en el jardín y que es un lugar ideal para plantarlas.

· Multiplicación: Se logra por esquejes en primavera y en otoño, aunque también puedes conseguirla gracias a la técnica de división de mata un año después de cultivarla. Si optas por sembrar semillas lo mejor es que lo hagas durante el verano ya que necesitan mucho calor para poder germinar.

· Abono: Una vez al año deberás ponerle una pequeña dosis de abono orgánico. Hazlo siempre cuando comienza la primavera.

CLIMA IDÓNEO DE LA MELISA

Su clima preferido es el mediterráneo. Está acostumbrada a zonas con semi sombra, o por lo menos, cuando se traten de climas cálidos, que no sufra el sol directo durante todo el día. Con respecto a la temperatura de crecimiento hay que anotar que es sensible a las heladas o el frío intenso.

TIPO DE SUELO

La melisa es una planta medicinal de cultivo sencillo. En el caso del suelo, no presenta muchos inconvenientes y puede cultivar se en suelos pobres, sólo que requerirá alguna aportación de materia orgánica.

Puestos a elegir un suelo determinado nos quedamos con aquellos que tienen buen drenaje y son profundos. Su crecimiento aumentará si dispones de un suelo fértil antes que uno pobre, por supuesto, y en el caso de que quieras cultivar la Melissa officinalis en macetas elige una mezcla de arena y compost como sustrato.

CÓMO EFECTUAR EL RIEGO

La melisa requiere riegos moderados pero evitando en todo momento el suelo encharcado, el cual puede causar la famosa asfixia radicular en las planta. Como es de clima mediterráneo suele estar acostumbrada a largos periodos de sequía en el que no llueve.

En nuestro caso evitaremos que la tierra se seque del todo aportando un riego que humedezca el sustrato pero sin llegar a encharcarlo.

En invierno no vamos a tener que regar con mucha frecuencia, pero en verano, con temperaturas altas debemos aportar un riego frecuente, ya que notaremos la escasez de agua en el cultivo cuando empiecen a amarillearse las puntas de sus hojas.

Si donde has plantado melisa en tu jardín es una zona donde recibe durante las horas centrales radiación directa del sol, notarás que las hojas se secan y la planta sufre, por lo que tendrás que regar con mucha mayor frecuencia.

Cuando Melissa officinalis se cultiva en zonas de sombra que conservan la humedad de forma más eficiente se reduce muchísimo la frecuencia y cantidad de riego que debemos aportar. En resumen, la radiación solar directa o no marca la diferencia a la hora de efectuar el riego.

Para mejorar el drenaje de una maceta, puedes utilizar materiales inertes como vermiculita. Este sustrato es muy poroso y permite una buena circulación del agua. Mezclada con turba (para almacenar nutrientes), se consigue un sustrato casi perfecto.

APLICAR FERTILIZANTES

La melisa no es muy exigente en cuanto a abonado se refiere, pero notarás una gran diferencia si realizas de forma periódica aportaciones de materia orgánica. Estas aplicaciones contribuirán a la floración, a la producción de hojas más vistosas y aumentará la conservación de humedad en el suelo.

CÓMO MULTIPLICAR LA MELISA

Hay varias formas. Una de ellas, que todos conocemos, es la multiplicación a través de semillas. Otra sería por división de plantas.

Melisa es una planta invasora. Es decir, si los medios son buenos, se expandirá horizontalmente ocupando todo el terreno que le sea posible (por eso muchas veces se cultiva en maceta).

CULTIVAR MELISA EN EL JARDÍN

Las semillas se suelen plantar en almácigos y suele hacerse en primavera o verano, ya que en su germinación necesitará bastante calor (22º C). Con esta temperatura germina en un periodo de 10 días aproximadamente.

Pero como hemos comentado antes, si se expande de forma invasiva, al ahora de multiplicar la melisa, lo idóneo es separar matas. Se pueden seleccionar pequeños esquejes en primavera u otoño y plantarlos en macetas, dejando que enraícen y crezcan entre 15 y 20 cm.

 

Enfermedades y plagas

Fusarium sp y Oidio. Hongos.

Cosecha

El valor de la melisa son sus hojas, la cosecha se puede realizar de 3-5 veces al año.

Usos

Laboratorio Bioforce utiliza los brotes frescos de melisa cultivados bajo control biológico para fabricar un extracto a base de alcohol. La recogida de las hojas se efectúa entre 3 a 5 veces al año antes de la formación de la flor. La melisa es muy apreciada en infusiones. Se emplea también como especie en la cocina oriental para aromatizar las bebidas refrescantes. Por esto es uno de los principales ingredientes de licores a base de hierbas, como Chartreuse o Benedictine o destilados como el Agua del Carmen. Las hojas de melisa son utilizadas también en baños relajantes y para cojines de hierbas. La melisa posee propiedades antiespasmódicas, favorece el sueño, alivia los dolores de estómago, facilita la digestión, calma las náuseas en embarazadas y actúa favorablemente en caso de estrés. También resulta agradable por su delicado sabor a limón en refrescos, té, helados, macedonias, helados y bebidas veraniegas. El aceite esencial es empleado en medicina.

La Melisa se suele utilizar para infusiones, acompañando ensaladas y algunos platos de carne. Es muy común añadirla en bebidas como decoración y por el sutil aroma refrescante. Muy utilizada en Marruecos y algunos países árabes.

Beneficios

Si la melisa se toma en infusiones tienes muchísimas propiedades. Por ejemplo como estimulante, antiséptico, estomacal, cicatrizante, etc. Para ello debemos recoger las hojas tiernas que están disponibles casi todo el año (mejor antes de la floración). Para todo este tipo de problemas se toman infusiones de una cucharada de hojas trituradas de melisa de forma diaria.

La Melisa es diurética y tranquilizante. Es antiinflamatoria, alivia las digestiones pesadas, así como los gases y la distensión abdominal. Previene la formación de cálculos en la vesícula. Ayuda a cicatrizar heridas por vía externa. Es antiviral, se utiliza en cremas para tratar algunos casos de herpes. Plantada en macetas su aroma repele los mosquitos porque contiene citral y geraniol dos compuestos bioquímicos que los ahuyenta. Se utiliza también en perfumería para la elaboración de cosméticos.

 

Referencias

Historia

https://www.hogarmania.com/salud/salud-familiar/remedios-naturales/melisa-15975.html#:~:text=Nativa%20de%20Europa%2C%20exactamente%20es,le%20conoce%20tambi%C3%A9n%20como%20toronjil.

Tipos

https://www.fitoterapia.net/vademecum/plantas/index.html?planta=103

Descripción

https://www.avogel.es/enciclopedia-de-plantas/melissa-officinalis.php

Cuidados

https://www.ecologiaverde.com/cuidados-de-la-melisa-755.html

Enfermedades y plagas

https://www.agromatica.es/el-cultivo-de-melisa/

Cosecha

https://www.agromatica.es/el-cultivo-de-melisa/

Usos

 

https://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/plantas-medicinales/beneficios-y-usos-medicinales-de-la-melisa-14544

Beneficios

https://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/plantas-medicinales/beneficios-y-usos-medicinales-de-la-melisa-14544

 

Blog: Guía de plantas Fig Est

Related

Cereza

Vitaminas Posee vitaminas como el beta caroteno, acido fólico, vitamina C. Minerales Contiene minerales como el calcio, magnesio, fosforo, potasio,…


Puedes eliminar los anuncios si te suscribes a alguna de nuestras Membresías

Productos relacionados

Puedes eliminar los anuncios si te suscribes a alguna de nuestras Membresías

Deja una respuesta